Anúnciate con nosotros


PATROCINADORES:


patrocinador1

   


 

Libro de firmas

libro firmas

libro firmas

 

En muchos lugares ya es tradición pasar a los invitados un libro de firmas en el que éstos escriben sus mejores deseos para la pareja de novios. Es muy bonito guardarlo como recuerdo en tu estantería de libros y ojear, de tiempo en tiempo, las palabras de cariño que los tuyos escribieron el gran día para ti y para tu pareja.

No es necesario que compréis un libro de firmas específico para bodas. En cualquier papelería podéis encontrar cuadernos muy bonitos y os saldrá más barato. Pedid a un hermano o amigo que se encargue de pasarlo a los invitados.

Dos buenos momentos son a la hora del cóctel, ya que los invitados están en plan distendido tomando algo, mientras se espera la llegada de los novios; y también en el momento de los postres. Quizás esta última sea la mejor opción, así el familiar encargado de hacer llegar el libro a los invitados podrá tener un mejor control de que realmente ha pasado por todas las mesas.

Y es que es un fallo bastante común que muchos de vuestros invitados ni lleguen a enterarse de que hay un libro de firmas… Por eso os recomiendo que no pongáis el libro en algún rincón del restaurante, en un atril o una mesa, pensando que la gente se pasará por allí para firmar. Algunos sí lo harán, pero estoy segura de que muchos, o por despiste o porque vayan posponiendo el momento (no olvidemos que a veces nos cuesta mucho lo de pensar en unas líneas originales que escribir a los novios), no lleguen a pasarse.

CON UNA CÁMARA DE FOTOS DIGITAL...

Si queréis que vuestro “cuaderno de bodas” sea realmente especial, aquí tenéis una idea original que espero que os guste: un libro de firmas totalmente personalizado.

Lo primero que os recomendaría es que contéis el número de hojas del cuaderno que habéis comprado, para calcular si necesitaréis todas las hojas o si tendréis suficiente sólo con las páginas impares (las de la derecha). En mi opinión, queda más bonito si sólo empleáis dichas páginas y dejáis libres, en blanco, las pares.

A continuación, dividid cada página impar por la mitad haciendo la señal con un lapicero sin apretar mucho (la cuestión es que luego esa línea se pueda borrar). Así os quedará una mitad superior y una mitad inferior.

La persona de vuestra confianza que se encargue de pasar el libro de firmas debe llevar una cámara digital y hacer una foto a cada uno de los invitados que vayan a escribir una dedicatoria para los novios (por supuesto, si las palabras son de una pareja, la foto queda genial de los dos juntos).

Vuestro familiar debe especificar a vuestros familiares y amigos que la dedicatoria la escriban donde está la X escrita a lápiz discretament e(vosotros pondréis esa X en una página arriba y en la siguiente abajo, y así sucesivamente, de manera que no se os acumulen todas las fotos en la parte superior o todas en la inferior, debido al abultamiento irregular que quedaría en el libro de firmas.

La idea es que, una vez de vuelta de la luna de miel, tengáis esas fotos y podáis pegarlas en el libro de firmas, en la parte superior o inferior de la página, según dónde hayan firmado vuestros invitados.

IMPRESIÓN EN UN FOLIO BLANCO
 
Tenéis dos opciones: o llevar esas fotos digitales a que os hagan copias en una tienda de revelados o, si tenéis en casa una impresora, aunque la foto quede con un poquito de menos calidad, las imprimáis en un folio normal. Yo os recomiendo esta segunda opción, ya que, de esta forma, os saldrá más barato y, sobre todo, el grosor de las fotos será mucho menor que si las imágenes están impresas en papel de fotografía, con lo que el libro no quedará tan abultado.

El cuaderno también se puede concluir ese mismo día de la boda si tenéis una cámara Polaroid de fotos al instante: se irían sacando las fotos a los invitados y se irían colocando directamente con un poco de pegamento. A los invitados seguramente les encantará ver cómo va quedando el libro de firmas allí mismo. Sin embargo, no os lo recomiendo demasiado porque el grosor de esas fotos es excesivo.

Y, finalmente, está la opción de conseguir con antelación (semanas o meses antes) fotos de las personas que van a acudir a vuestra boda y llevar el libro ya montado. La gente simplemente se tiene que buscar en el libro y escribir la dedicatoria debajo de su imagen. El problema es que, dependiendo del número de invitados que tengáis, así como la relación que os una a cada uno de ellos, puede resultar complicado conseguir la foto de todos. Además, creo que el libro de firmas queda mucho más redondo si las fotos son del mismo día de la boda: con la gente luciendo sus mejores galas con ocasión de vuestra boda.



 

© Ideas para una boda. Todos los derechos reservados Contacto Publicidad Síguenos en Twitter:twitter